En Clínica Caballero de Rodas podrás hacerte tu limpieza dental en Las Palmas. Un servicio que consiste en la limpieza de los dientes, conocido también como profilaxis. Se trata de un tratamiento que previene de futuras enfermedades dentales, que lo realizamos eliminando el sarro que pueda desarrollarse incluso en pacientes que se someten a cepillados rigurosos y al uso de hilo dental, llegando a aquellos lugares difíciles de alcanzar y de limpiar con éxito.

Duración de la limpieza dental en Las Palmas

La duración de la limpieza dental es un de unos 45 minutos, aunque siempre existen excepciones con pacientes que sólo necesitan una limpieza en los dientes inferiores, u otros que necesitan de limpiezas más tardías y exhaustivas, pudiendo llegar a tardar alrededor de los 60 minutos.

Se trata de un tratamiento preventivo rápido y con resultados inmediatos.

¿Cada cuánto debo hacerme una limpieza dental?

Los odontólogos recomiendan que todos los pacientes deberían someterse a este tratamiento en Las Palmas al menos una o dos veces al año, con la finalidad de prevenir posibles enfermedades dentales que puedan llegar a desarrollarse.

Se trata de una intervención sencilla, que se realiza a diario en cualquier clínica dental, con el objetivo de eliminar la placa bacteriana y el sarro acumulado en los dientes, así como manchas dentales.

Además, en las limpiezas dentales en Las Palmas se limpia la línea gingival y los espacios existentes entre los dientes.

Pasos necesarios en las limpiezas dentales

Aun siendo un tratamiento rápido y sencillo, se recomienda seguir una serie de pasos para su mayor efectividad.

Por ello, en primer lugar se analizarán los dientes y las encías del paciente, descartando la presencia de enfermedades periodontales y movilidades en piezas dentales. Tras ello debe localizarse dónde se encuentra ubicada la placa bacteriana y el sarro.

Tras ello, se retira la placa bacteriana y el sarro, valiéndose de las herramientas requeridas, prestando atención al sarro que haya podido acumularse en la línea de la encía. A veces, este paso puede ocasionar mínimos sangrados de encía, que suelen parar en escasos minutos.

Tras todo lo explicado, deben limpiarse los espacios interdentales con un hilo dental o cepillo interproximal, utilizando presión del agua diluida con bicarbonato especial para eliminar las manchas que se hayan podido formar en la dentadura.

Por último, se pulen los dientes con una pasta fluorada y blanqueadora que se extenderá a lo largo de la dentadura para dejarla completamente lisa y aportarle a los dientes un tono más blanquecino.