Este caso nos toca muy de cerca.

 

Al poco tiempo de abrir la consulta, hace ya más de diez años, Alfonso y yo, llenos de ilusión y ganas,… nos dimos cuenta de lo difícil que era darse a conocer a los pacientes. 

 

Alfonso venía de Madrid, de trabajar junto al que fue su mentor en implantología durante muchos años, en una clínica de prestigio que llevaba muchos años rodando. Yo, decidí ayudarle en esta nueva andadura, para alcanzar su sueño, tener su propia clínica dental en Las Palmas, su ciudad, para poder estar con su gente, familia y amigos.

 

Dado lo difícil que era atraer pacientes en un local alquilado, en una primera planta, sin rótulos y sin pacientes en activo, nos pasábamos los días viendo a ver como podíamos darnos a conocer. Se nos ocurrió invertir en una campaña en publicidad, en los medios, prensa y radio (por aquel entonces no se movían redes sociales). Evidentemente, sin dinero, pedimos préstamo a nuestros padres, y menos mal! Y nos pusimos manos a la obra. Diseñamos campaña en prensa para dar a conocer una técnica que hasta entonces los profesionales no hacían en las palmas, el All-on-4, implantes y carga inmediata para rehabilitar maxilares de pacientes sin hueso. 

 

Esta publicidad funcionó, y desde Fuerteventura nos llamó una paciente que lo había leído en Prensa. Ella estaba desesperada porque le habían quitado todos los dientes y le habían dejado con una prótesis de quita y pon, sin darle mayor solución. Le contamos por teléfono que lo que había leído era cierto, y que probablemente se le pudieran poner los implantes y los dientes fijos el  mismo día.

 

Al día siguiente, cogió un avión y se presento en la consulta. Alfonso le hizo una radiografía panorámica (ORTO)  para ver el estado inicial del maxilar y le confirmó que su cirugía se podía hacer, y que la tasa de éxito era altísima. Era una pena que no nos hubiera conocido antes, porque podríamos haberle evitado tener que pasar por la nada deseada experiencia de tener que verse sin dientes y con una prótesis removible. 

 

Ella, paciente joven y guapísima, casi no se lo podía creer! Se fue a Fuerteventura y al poco nos llamó para ver que día podíamos hacerle la cirugía y donde tenía que hacer la transferencia. Estaba convencida, el doctor le había dado seguridad y no tenia nada que perder. Éramos los únicos que le habíamos propuesto algo así,…. 

 

Le dijimos que tendría que venir unos días antes para tomar medidas y poder hacer, junto con el laboratorio, la prótesis provisional atornillada que le colocaríamos por la tarde el mismo día de la cirugía. 

 

Y así fue, la cirugía se llevo a cabo como previsto, se colocaron 4 implantes en la posición planificada por el doctor. Al terminar, se tomaron medidas para adaptar la prótesis a la posición definitiva de los implantes, y poder atornillar por la tarde los tan “ansiados dientes fijos”. Cuando sobre las 5 de la tarde, la paciente se miró al espejo, no podía creérselo, no podía para de llorar de emoción!! Estaba tan agradecida y tan contenta, y tenía dientes fijos….. No podría creerse lo que había sufrido con esa “completa” y como no le había nadie propuesto antes esa técnica. 

 

Hoy en día es parte importante de la familia Caballero de Rodas. La relación que se llega a establecer con algunos pacientes es tal, que aún a día de hoy, cada vez que viene a la clínica a hacerse sus mantenimientos y controles, se le llenan los ojos de lágrimas de agradecimiento, y evidentemente, a nosotros nos conmueve y nos enorgullece que el cariño y las ganas con las que trabajamos, se vean reconocidos.

¿Te gusta este artículo? Compártelo

Deja tu comentario

Noticias relacionadas