La ortodoncia fija podríamos definirla como la corrección de los dientes mediante los tradicionales brackets, ya sean estéticos o metálicos, que colocamos en cada diente de la boca y mediante una secuencia de cambio de arcos y ligaduras, el ortodoncista va moviendo los dientes hasta llevarlos a la posición deseada.

 

En la actualidad, la ortodoncia la demandan tanto niños como adultos, y dependiendo del caso y del paciente, este tipo de ortodoncia puede ser más o menos recomendable.

 

Para valorar si necesitas ortodoncia, en Caballero de Rodas lo primero que necesitas hacer es realizarte un estudio, que consiste en:

 

 

Con estos datos, la Dra. Gross de Bethencourt, nuestra especialista en este área, con una larga trayectoria y formación, estudiará las necesidades de llevar esta ortodoncia, y planificará tu caso.

 

En niños, la visita al ortodoncista a partir de los 5-6 años es muy importante. Muchas veces, con aparatos fijos o removibles, los ortodoncistas son capaces de influir y ayudar a que el crecimiento óseo de maxilar y mandíbula vayan al unísono para evitar futuros problemas en la edad adulta. En el caso de la Dra Gross, intenta siempre colocar la ortodoncia o aparatos fijos en niños buscando el mayor efecto en el menor tiempo posible para evitar tratamientos demasiado largos. Muchas veces, es necesario combinar aparatos en una primera fase, que influyen en el crecimiento óseo, y una segunda fase con brackets que alinean los dientes definitivos.

 

En adultos, con la ortodoncia fija podemos alinear los dientes, pero sin influir en las estructuras óseas. Muchas veces, y dependiendo del estado general bucal y de las encías en particular, la ortodoncia removible con alineadores Invisalign, en nuestro caso,  estará más indicada, pues permiten realizar los movimientos más suavemente y facilitan la limpieza e higiene de dientes y encías.

¿Te gusta este artículo? Compártelo

Deja tu comentario

Noticias relacionadas