Dientes fijos con Implantes cigomáticos en casos extremos de falta de hueso

 

Desde hace ya varios años, realizo en las Palmas, en la Clínica dental Caballero de Rodas, cirugías muy complejas por la falta de hueso. Muchos pacientes acuden a la clínica buscando un atisbo de esperanza, quemando la última mecha pues aún les queda la ilusión de recuperar la sonrisa. 

 

En este caso que hoy os cuento, os hablo de una señora, muy joven a la par que guapa, que venía porque tenía la boca en muy mal estado. Casi todas la piezas que aún tenía en el maxilar superior en boca eran muy periodontales y se les movían. Venía de haber visitado varias clínicas, pero en todas le decían que su única solución era colocarse una prótesis completa de quita y pon porque no tenía nada de hueso para colocarse implantes. 

 

Le hicimos una ortopantomografía, una radiografía en dos dimensiones, y efectivamente confirmamos que no tenía hueso. Los senos maxilares (unas bolsas de aire por encima del maxilar) eran inmensos, y apenas había hueso para anclar los implantes. La única solución posible para rehabilitar con dientes fijos su maxilar, era colocar implantes cigomáticos. Para confirmar el plan de tratamiento necesitábamos hacer un TAC dental, una radiografía que nos da las tres dimensiones de la estructura ósea (altura, anchura y  grosor), lo que hace posible planificar bien el caso.  Con esta prueba, que nosotros realizamos en la clínica, podíamos confirmarle que necesitaba 4 implantes cigomáticos, pero que a pesar de la complejidad de la cirugía, era posible quitarle las piezas dentales que tenia en boca, colocarle los implantes y los dientes fijos atornillados el mismo día de la cirugía. 

 

Este proceso tenía una pequeña variación y es que las cirugías con 4 implantes cigomáticos, conocido como ALL-ON-4TM QUAD ZYGOMAS, las realizo en una clínica/hospital externo, siempre con anestesia general. Éramos la única clínica que le había dado una solución a su problema, y su desesperación le hizo aceptar sobre la marcha. Lo tenía claro, quería dientes fijos, y había sentido la seguridad y confianza necesaria que le empujaba a realizarse la cirugía. Le mandamos una analítica para hacer el preoperatorio de anestesia general, así como todas las pruebas necesarias para la intervención. Citamos a la paciente una semana antes para tomar modelos y fabricar la prótesis provisional atornillada que colocaríamos la tarde de la cirugía. Hablamos con la clínica, en este caso la Paloma, y bloqueamos una fecha acorde a disponibilidad de clínica, doctor y anestesista. 

 

La cirugía fue un éxito, podríamos decir que de libro. Los implantes cigomáticos, más largos que los normales (de entre 35mm-52mm ) quedaron anclados como planificados en el hueso malar. Tomamos medidas para adaptar la prótesis provisional a la posición definitiva de los implantes cigomáticos, y esa misma tarde, en torno a las 18.00h le colocamos sus tan ansiados dientes fijos atornillados. La paciente se fue a casa evidentemente encantada. Se había evitado pasar por la desagradable situación de soportar una dentadura de quita y pon, que tener que quitarse para limpiar y verse sin dientes en su día a día era algo que no quería ni imaginar. 

¿Te gusta este artículo? Compártelo

Deja tu comentario

Noticias relacionadas